domingo, 27 de diciembre de 2015

ETAPA 8 Columbrianos-Pereje.Por el Camino Francés (28 km)

IMG_0382

Tras un intenso dormida  por el cansancio acumulado tras 7 días por tierras angostas y montañosas, con poco recursos para hacer confortable el viaje, aunque para nosotros de sobra, al cabo del merecido descanso a pierna suelta, nos despertamos pronto, o más bien como ya será habitual nos despertaron nuestros nuevos compañero del viaje caminero hacia Santiago, hasta ahora no había habido estorbo alguno en nuestras dormidas en los pórticos de iglesia salvo algún perro o gallo madrugador, pero a partir de ahora, el despertar  en base a los movimientos de los jacobitas tempraneros, será toda una constante en nuestra ruta hacia el Oeste, hacia las estrellas

En todo caso la pastilla que me dio Maki para dormir, de la cual solo tomé media, me hizo un efecto total, me desperté sin saber ni qué hora era, ni que día, ni dónde estaba... en todo caso me quedé en el saco de dormir, viendo las evoluciones de mis compañeros entrando y saliendo hacia su acicale rutinario, a la vez que me preguntaba ¿a dónde carajo van, si apenas hay visibilidad?, Entendería estos madrugones en tierras castellanas y en pleno verano, que no es el caso ¿Y entonces?.

IMG_0203IMG_0209IMG_0208

Fuera como fuere, nuestros escasos compañeros de habitación, tanto nuestra amiga canadiense de unos 64 años, madrugadora como ella sola, o la pareja de ingleses, una más silenciosa que los otros, a las primeras horas del alba han ido desfilando de las duchas para ir limpitos  en su trasiego por el Camino de Santiago.

Dejo que sigan sus evoluciones matutinas entre sueño y sueño, y cuando ya no hay nadie en la habitación, tanto Maki, como yo resolvemos nuestros quehacer cotidiano, que evidentemente no pasa por la ducha matutina, sino por un leve lavado de cara, tras lo cual sí que toca desayunar como dios manda, lo cual Maki, agradece en el alma,  yo casi que con el té y la tostada me comería un par de huevos fritos, ganas no faltan.. pero ni hay tiempo, ni el Albergue lo tiene claro y el presupuesto no es chicle.

Etapa 8 mapa

Tras el desayuno, y con nuestros bártulos cargados a la chepa nos ponemos en ruta, pues ya no queda ningún jacobita, salvo los que vienen de la etapa anterior, y ello nos sorprende, por varias razones, por su alta presencia y por el cambio fisonómico del nuevo camino, hay marcas, hay mercadeo comercial , empieza la sucesión de anuncios con respecto a la ruta santiaguera, y sobre todo empezamos a ver muchos jacobitas. Muchos, o más bien muchas....

Perfil etapa 8

Salimos pues de Columbrianos siguiendo como las hormigas el reguero de “marcas” amarillas, placas, brochazos que hacen difícil la pérdida tipo y que jalonan todo el tránsito peonil,  de esta manera nos ponemos  en un pis-pas en Fuentes Nuevas, pasando a su vez por delante de la Ermita del Campo del Divino Cristo.

Atravesamos la población, y al pie de su cementerio nos paramos a preparar otro desayuno, a la vez que nos replantearnos el tema de los alojamientos, y las etapas, la que había planeado era quedarnos en Villafranca, pero me parecía un poco corta, y además como población atrayente y con servicios, a buen seguro que estarían llenos los albergues, viendo el número de jacobitas que estábamos viendo, mejor caminar hacia alguna población pequeña que será menos atractiva para la pernoctación.

Durante el tentempié, a base a té y alguna pastas, que hemos mercado, vamos dando vueltas a nuestros documentos, camineros, o sea las fotocopias de la vieja guía del Camino de Santiago de El País, edición del 98, la cual nos ayuda a definir nuestra etapa, quedando fijada  esta de Columbrianos  a Pereje, suponemos que este pequeño pueblo no será un destino preferido de los jacobitas, pues es un pueblo pequeño sin apenas servicios,  y para nuestros cansados cuerpos  puede ser  más que suficiente.

IMG_0218IMG_0222IMG_0231
La población de Fuentes Nueva, nos da paso a través de un carretil a Camponaraya, donde la huella caminera jacobita se hace muy patente, por ejemplo en que a las puertas de la Iglesia parroquial  haya un voluntario sellando credenciales y reclamando el sellado.
Maki, va flipando con el “montaje” que va viendo con respecto al Camino Francés, yo le venía advirtiendo de la cuestión, pero una cosa es contarlo y otra verlo con los propios ojos, y ver lo contundente que fue el trabajo cluniacense  es toda una lazor que se ido materializano dia a dia, aunque el matiz religioso ya no sea lo que fue en sus buenos tiempos..
IMG_0233IMG_0240IMG_0236

Cada vez que nos cruzamos un bar con terraza vemos a los primeros jacobitas de la etapa, algunos han dormido en nuestro albergue de Columbrianos,  otros un poco más atrás, y ahora todos ellos apostados tras el inmenso café con leche y las típicas magdalenas, y alguno más no le hace ascos ante un plato  más contundente, de forma paralelo  vemos a los paisanos en sus quehaceres cotidianos, como el sorprendido grupo al que pillamos en la labor de limpiar y cocer pimientos para su envasado

.IMG_0247IMG_0251

En Camponaraya nos topamos con una sorpresa, y es ver una placa de recuerdo a una capilla consagrada a la Virgen de Rocamadour, lugar ubicado en la región francesa del Quercy en donde pasamos unas vacaciones hace ya un par de años.

La verdad es que el Camino se hace entretenido, después de pasar los días por las trochas de los montes astures y leoneses, hay como digo: anuncios, tallas en madera en las plazas, y como siempre la gran impòrtancia que cobra  ver cómo pasa la vida en estas importantes plaza comerciales: gente trasegando de un lado a otros, y paisanos viendo pasar la vida...

Sellamos nuestras credenciales y proseguimos camino hasta el cruce de carreteras de la A-6, donde tomamos la llamada Colada de Foncebadón, o sea de nuevo conectamos con el mundo ovejero, aunque este aspecto se precie más bien poco a lo largo del recorrido salvo por su anchura.

Este largo carril de suelos de tierra, salpicado con numerosos anuncios y grafitis nos mete directamente en la localidad de Cacabelos, toda una referencia en el Bierzo, donde ya hemos visto muchos jacobitas mezclados con los paisanos/as del lugar, que a esta  hora de la mañana sorprende ver lo animada que está la villa, nos damos cuenta al instante de que el pueblo está de feria y mercado, y eso hace que el personal baje a la villa a sus compras y el objetivo existencia  de reforzar sus redes sociales de muy diversa naturaleza.

IMG_0284IMG_0280IMG_0270
En la Capilla de San Roque, vemos uno de los primeros recursos post-morten jacobitas, en esta cso el dedicado a José Naud por la francesa Cofradía Fraternal de Santiago, ya que Naud tomó la Vía de les étoiles..
IMG_0286IMG_0287IMG_0288

Por otro lado, quedamos asombrados ver en pleno Cacabelos el Albergue Municipal al par de una de sus grandes iglesias, (Santuario de la Quinta Angustia) articulado en forma de pequeños apartamentos para el reposo de los jacobitas, pero a estas alturas de la mañana está ya a rebosar, por lo cual proseguimos nuestro camino hacia Villafranca, que dista a unos 8 km, aunque antes llenamos nuestra bota del buen vino berciano en una cooperativa vinícola y saludamos al amigo “Guerra” primer difusor de las vinos del Bierzo, ante cuyo busto, y a modo de homenaje a su memoria, le damos un tiento a la recién llenada bota, cuyo preciado líquido nos han regalado una de las bodegas de la zona,

IMG_0295IMG_0297IMG_0296

Esto del vino ya es un viejo  recuerdo, antaño la búsqueda de tan preciado líquido era toda una preocupación de todo jacobita que se preciara, pues este, el vino salvadofico y sacral,  daba aliento y calor , además de quitar hambres y penas, a la vez que ayudaba a hacer amigos, así nos lo cuentan los viejos cronicones de Picaud, Tournay, pero hoy las cosas han cambiado mucho, ofrecer vino en una bota  no deja de ser una excentricidad de nuestros compañero de viaje, que rehúsan a la invitación y al juego de la sociabilidad carcomidos por el horario que cumplir, lo cual es algo que a nosotros no nos preocupa.

Ahora ya en casa me doy cuenta de que nos hemos saltado uno de los hitos más esotéricos de la zona, como es la presencia de la figura de Jesús, niño, jugando a las cartas con San Antonio de Padua,  cuya representación  tanta atención prestaron tanto Atienza como aquellos viejos buscadores del templarismo de los años 80, hoy se ha llegado a la conclusión que los famosos naipes no son tal, sino la representación del juego medieval del alquerque, o  sea del tres en raya…?
IMG_0278IMG_0290IMG_0292

También sería menester acercarse a Ventosa, al origen de Bergidum Flavium, y contemplar el castro celta-romano, o lo que queda de él con la mítica presencia que hubieran podio dejar suevos, vándalos, y visigodos.. toda una historia.... pero Villafranca del Bierzo, nos llama... con sus poderosos anuncios .. y es que el personal no se puede negar que tiene imaginación y atrevimiento, como el mesón-sidrería Las Ventas con su representación del gaitero del Escanciador..en tierras de vino como las bercianas, .amén de otras presencias grafiteras.
IMG_0307IMG_0306IMG_0308

España es el país por excelencia de la pintada,  a las cuales el franquismo nos enseñó y adiestró, y de aquellos lodos estos polvos de colores por doquier, aunque las firmas no es que sean todas nacionales. en cuanto a la factura se refiere, y en este juego entra todo el mundo, no hay nada más que ver los hitos jacobeos o las señales , con sus modificaciones, aunque se ve que o las han limpiado o reformado.

Este tramo de Camino desde Cacabelos va por un costado de la N-0064 hasta el lugar de Prado Grande,  donde la senda se desarrolla entre predios de fincas y viñedos, a partir de ahora nuestra dieta de manzanas y peras robadas por los huertos y caminos irá mudando hacia la apetitosas uvas, pues ya los manzanos no parecen tan extensivos como kilómetros atrás...

Cuando estamos metidos en el camino pistero, nos damos de bruces con algo que resulta poco jacobita, por mucha vieira que le ponga bajo la mano con un haz de trigo y una hoz, obra y taller del escultor A. Nogueira, la cual fotografío desde el cierre de la finca.

IMG_0310IMG_0311IMG_0312
P1060528P1060529P1060534P1060535

Maki, como buen profesional escayolista de la vieja escuela de los vaciados y moldes, no resiste la tentación y se adentra, saltando sebes y lindes, y se introduce en el taller de Arturo Nogueira para ver de cerca la obra de este escultor berciano, que ya desde la distancia se aprecia como singular y viendo luego las fotos que trajo mi hermano, en verdad lo es.

.P1060536P1060539P1060540P1060544

Seguimos camino adelante hacia la vieja villa jacobita de espectacular entrada, tanto  por sus sugestivos anuncios, algunos de ellos  poco sintonizadores con el Camino  pero que son fruto del correr de los tiempos que dirían los antiguos, tras ellos las esplendorosas imágenes de Villafranca del Bierzo tierra franca, repoblada por Alfonso VI, siendo medio extranjera en el siglo XII, y en cuyas hondonadas vegas y predios Cluny enclavó sus raíces más profundas, fundando en 1120 un Priorato, en lo que hoy se conoce como la Colegiata, que marca ese afán de plantearse el Camino de Santiago como un estricto camino de santidad, de fuerte carácter ortodoxo muy por encima de las expectativas de Roma…

IMG_0326IMG_0328

Pero antes de bajar a lo hondo del valle nos daremos de bruces en el descenso al centro del burgo con la iglesia de Santiago que dicen los entendidos que es de románico lombardo con su interesante Puerta del Perdón, que reza como tal por obra del Papa Calixto III para que  los enfermos e impedidos les fuera otorgadas las  debidas indulgencias como si hubieran llegado a Santiago, dicen las crónicas que en sus entornos había un cementerio de peregrinos, de los cual nada queda..., cuidar los vestigios históricos nos es una cuestión que parezca que nos atañe mucho a los españoles.... Es una pena,  hubiera sido un buen colofón a este viaje iconoclasta que hemos iniciado con la idea de hacer patente la Muerte en el Camino.

IMG_0329IMG_0343IMG_0336

Según vamos bajando al centro de la villa, nos asaltan a nuestros paso las magnificencias del lugar : un imponente castillo levantado por los marqueses del lugar que se dice también templario, la Iglesia de San Francisco con su leyenda que la relaciona con una fundación del propio santo camino de Santiago,  o la colosal Colegiata de Santa María…,  y nos quedó por ver la que dicen es una “iglesia templaria” la de San Fiz.

IMG_0362IMG_0369IMG_0364

Pero llegados a la plaza central de Villafranca nos detenemos a saborear entre paisanos y jacobitas una intensa cerveza, mientras dilucidamos si ir por la vera de la carretera, o por el monte, aunque tras consultar con un Guarda Forestal que encontramos al paso  este ya nos indicó que toda esa zona había ardido y no era lugar de mucha belleza, salvo por la altura que coge el camino.

Sopesamos la cuestión al calor del solecillo y la cerveza, mientras observamos las evoluciones de unos y otros , viajeros y autóctonos  que se recluyen en las terrazas de un par de bares al calo del solecillo y los ricos condumios que las camareras van sacando a modo de pincho, nosotros saboreamos una de arroz y otra de carne asada y  nos supieron a gloria.

IMG_0379IMG_0383IMG_0391

Y en ese intermedio  viendo cómo van mis botas, y uno de mis pies  pues la ampolla de talón derecho va mejorando pero el tránsito por los duros firmes de asfalto, no le hacen ningun bien, al final  optamos por salir por la ruta del valle, como así hicimos, dando la espalda a Villafranca y su imponente imagen de piedra  de Santiago  por encima del río Burbia, unas fotos y seguimos ruta acompañando por algunos kilómetros al río de Valcarce, que tanta añoranza nos trae de los predios ancarinos, en los que trabajé en su día diseñando senderos peoniles y para btt.

A la salida de Villafranca, en plena cuesta nos sentamos en el  muro deslindante de los predios fluviales,  y allí viendo Villafranca desde la altura, damos cuenta del vino y del queso que hemos mercado amen de repartirnos el buen pan de mixto de trigo y centeno, a la vez que vamos cambiando impresiones sobre el acontecer de recorrer el Camino Francés, que para Maki, es su primera experiencia jacobea,  y para mí ya la tercera, la última vez que lo hice arranqué desde aquí hasta Santiago.

Repuestos nuestros cuerpos proseguimos nuestra marcha ya tranquila con la panza llena, para un cruce del camino, al pie del murallón de la Autopista, dejar colgadas mi botas en una señal, como recuerdo de una andadura que para mis “trotonas” aquí ha finalizado, prosiguiendo mi peregrinar jacobita ahora  con las cómodas sandalias, al menos para llegar al destino  más inmediato que es Pereje.

IMG_0395IMG_0394IMG_0397IMG_0400IMG_0401

Ni el río, ni la autopista y la carretera la perdemos de vista, lo que hace de la ruta un tanto fea y pestosa pues caminar por la vereda de asfalto, oyendo en runrin de coches y e ir cercados en plena naturaleza por tanto artificio urbanistico no es mucho plato de gusto, y así seguimos hasta entrar en el pueblecito de Pereje, aunque se nota que hay intervención en los entornos pues, las orillas están exentas de basuras o restos arrojado por doquier.

Pereje me sorpende al llegar a us funete publica con signos franquistas y falangistas…, es de suponer que auí no han llegado  los efectos de la Memoría Histórica, estamos en las tierras profundas que dirían algunos, hablando de memoria …, decir que Pereje “desde 1.118 perteneció al Cebreiro como donación de la reina Doña Urraca, hasta el siglo XIX.

En la edad media, fue famosa la contienda entre las casas de Cluny de Villafranca y la de Aurillac del Cebreiro, a raíz de la creación en Pereje de una casa y hospital por parte del Cebreiro. Este hospital era muy beneficioso”, como lo es ahora el albergue Vecinal, supongo
IMG_0402IMG_0409IMG_0403

Encontrado el albergue de la Junta Vecinal, en él nos recibe una atenta autóctona latinoamericana con acento gallego, que nos indica las instalaciones, que no están llenas pero sí que  se nota que hay movimiento  viendo los pares de botas y playeros en los pasillos, pues como ya comenté antes el Camino está plagado de extranjeros  y sobre  todo de señoras extranjeras, y nosotros nos acabamos de encontrar, en  este albergue  con un abundante grupo de matronas italianas, que en seguida se ponen en guardia al ver nuestra búsqueda de rincón para dormir, observando el panorama de la distribución del sacódromo en el  bajo cubierta de la casona, con la cocina y mesa de comedor en el medio.

Busco  pues un emplazamiento extremo que no desate nervios o miedos, que encuentro al lado de unos colchones que nos servirán  de mampara y de esta forma aislarnos del personal, lo que parece relajar al personal femenino que puebla de forma mayoritaria el albergue, y la verdad  que solo hay  dos  hombres más  y ellas son unas 15, aunque no todas del mismo grupo y nacionalidad.

IMG_0407IMG_0410

Ahora sí que toca un aseo en toda su extensión y profundidad, tras lo cual y queriendo tomar yo unas notas a modo de diario, envío por delante a Maki  para que este  inspeccionará  las zonas de condumio , precios y variedades gastronómicas, pues carecemos de utensilios para cocinar como las italianas, amén de que cualquiera hace comer a Maki pasta, ni pensarlo  ni intentarlo.

IMG_0422IMG_0431IMG_0424

Tras unos 45 minutos llego al bar-restaurante con mi samue de algodón, cómodo como ropa de descanso, ante lo cual unas atentas japonesas me saludan ceremoniosamente que abrenn un siseante cuchicheo entre ellas, pues  debió de extrañarles mi ropa y  ver en mi bolsa unos canjís referidos al arte referido al uso de la katana y el zen, acción esta de las japonesas que me relajó y me hizo sonreír y pensar sobre como las apariencias engañan pues debieron tomarme por un medio monje dadas sus ceremoniosos saludos de despedida, y eso vino bien pues estaba a punto de montar en cólera pues Maki, tras 45 minutos tomando sus birras, fue incapaz de saber que había de menú, su precio, o incluso fue incapaz de reservar mesa, ¡¡¡para matarlo¡¡¡.

IMG_0418IMG_0420IMG_0419

Está claro que el bar-restaurante fuera de las épocas estivales. está  todo su servicio enfocado al turisteo jacobita extranjero pues a las 20 horas cerraba su cocina, y he observado que desde mi anterior visita que  la diversa oferta culinaria se ha ido homogenizando y normalizando, perdiendo frescura y biodiversidad, o sea que se ha ido para no quedarse el objetivo de despachar pronto al personal con toque autóctono pero sin complicaciones, un caldo gallego y unos macarrones para mí y Maki, perdido en sus divagaciones, pues sigue sin saber qué comer, pues con un  solo canino en su viuda dentadura, no es como para tirar voladores, pero como además odia la pasta, y no le gustan no sé qué cosas…. pues ya la tenemos liada sobre todo cuando dice que comería unas patatas al ali-olí.

P1060596

Digamos que cenamos como señores jacobitas a 10 euros por barba con chupito de orujo de hierbas y abundante vino. Ah el chupito hubo de concluirlo en la terraza pues el bar cerraba sus puertas a la orden de ya, por lo cual a las 21 horas nos vimos metidos en el saco, pues el Albergue cerraba a las 8,30 con una larga noche ante nosotros.¡¡¡  Esto es el Camino de Santiago¡¡¡
Víctor Guerra

No hay comentarios:

Publicar un comentario