miércoles, 28 de junio de 2017

EL CAMINO PRIMITIVO (A UÑA DE CABALLO) REFLEXIONES PRELIMINARES

IMG_4735

Lo cierto, es que este Camino «primigenio», pese a las lecturas históricas y  a las obras de Alberto Polledo Arias,  «Buen Camino.  De Oviedo a Santiago tras los pasos de Alfonso II » y algún otro relato, como el de Xurde Morán  «El Camino Primitivo de Santiago entre Asturias y Galicia. Diario de Viaje» no acabaron de conformar ese  «atrape» que tuve cuando hice el Camino de las Reliquias y el Olvidado, camino del Camino Francés.

Las razones de ese desánimo, no sé a que fue debido, tal vez porque dicho trazado hasta Fonsagrada,  me es muy conocido por los trabajos profesionales de evaluación senderista que realizo, o por los diferentes recorridos en BTT de los Caminos Astures que este año he ido publicando para el Diario La Nueva España, en su suplemento Campeones.

Pero el caso, es que no acabé de centrarme en la aventura que durante 13 o 14 días realizaría en «compañía» de mi Hermano Maki, a través de una traza tan singular como es la del del Camino Primitivo, por Asturias y Galicia.

Digamos que no acabé de encontrar la «química de este Camino»,  del que «que todo el mundo habla de maravillas, tal vez porque los «caminantes, peregrinos, y turigrinos» vienen de otras latitudes, y para ellos todo es nuevo, los bosques, las praderías, las brumas, las tormentas, y la verdad, que todo es una realidad permanente  que arranca  entre la primera y segunda etapa Grao-Salas,  y que repite a modo de cierta clonación  ambiental y paisajística a cada instante, si bien cada zona tiene su esencialidad y peculiaridad propia.

La conclusión que he ido sacando a lo largo de tanta andadura en solitario,durante  estos 13 días de peregrinaje, es que el Camino Primitivo, no es una peregrinación al uso, aunque las vulgatas canónicas y turísticas lo traten como tal, 

Para mí es un Camino que responde a la necesidad de un rey y un reinado, cuyo monarca Alfonso II, emprende una ruta para ver que sucede en Santiago y valorar su importancia, ya que la capital de todo el legado de reliquias que ya se venía dando 80 años antes de la aparición del sepulcro, se estaba  dando en un lugar como  Oviedo, que era el centro peregrinatorio,  tal como Fruela y el propio Alfonso II habían ido estableciendo  para poder articular su imperio..

UN CAMINO A UÑA DE CABALLO

Por tanto, el llamado Camino Primitivo, al final no es otra cosa que un Camino de penetración rápido hacia Santiago, nada de monacatos, los que cogen de camino si es que había  alguno, pues  unos decadas antes todos estaban refugiados en Oviedo, al abrigo de las razias arabes.

El monacato de Conellana se funda en  1024, y en Obona se sabe que había un templo primitivo en el año 780.

Y en ese periplo no parece que Alfonso II y su comitiva parece que tuvieran tiempo para visitar  lugares  y notables, a excepción de Lugo, por tanto yo creo que no estaría muy desacertado en pensar que el primigenio viaje del Rey Alfonso II; es un Viaje a Uña de Caballo, con el objetivo de llegar lo más directo, y más rápido a Santiago,  no tanto para  a venerar el hallazgo, que también, sino para tratar y evaluar  la forma de sumar ese hallazgo a la capital de las reliquias, que nos estaba en Santiago, sino que desde hace años  conformaba la corte ovetense.. Lo demás sobra, si uno quiere despegarse de la vulgata mítica que nos cuentan.  Aunque habría que valorar que sabría de todo este tema Alfonso II, del sepulcro, de priscilianismo que se daba en su corte. etc...

Por tanto,  el Primitivo no es un camino de penetración cultural, ni religiosa, ni ideológica, más allá de que en adelante se establecieran  los cenobios de Cornellana (Benedictino)  y Obona (Cister), y la realidad es poco más va se va a uno a encontrar aparte de espléndidos paisajes, corredoras, carbayeras y modestos poblamientos por los cuales pasó el monarca y su séquito.

Pasando a otro orden de cosas más pragmáticas, deseo exponer algunas cosas del viaje

EN POS DE UNA CAMA

Nuestro camino hacia Santiago se planteó por  la traza del Camino Primitivo, y digamos que estuvo presidido por la directriz generalista de corre que te quedas sin cama.

Aunque nos estemos en las fuertes épocas temporeras peregrinatorias, (julio y agosto)  nosotros lo realizamos entre el 9 al 21 de junio, que es una época que no se preveía una presencia abrumadora l de caminantes.

 Pero resulta que un importante grupo de peregrinos o caminantes canarios, (unos 19) ,  había reservado hacía ya tiempo sus emplazamientos, y con cuyo grupo coincidimos en fechas y estancias, a los cuales  dejamos atrás un poco más allá de Lugo, despues de coincidir durante la estancia en la zona de Asturias y Galicia, o sea  hasta Castro Romano.

Esto hizo que se produjera una accidental merma de la oferta de alojamiento a lo largo del Camino, y afectara en ocasiones a la búsqueda de alojamiento, teniendo que entrar en el bucle de la reservas por teléfono, con la premisa de tener que entrar antes de las 14h  de la tarde en el alojamiento, o tener que pagar  más precio por alojamientos convencionales, a veces suplidos por los  pisos pateras del alojamiento paralelo.

Otra parte negativa de todo este lío, fue que entramos en la vorágine típica de la reservas, o sea madrugar para estar en el albergue a eso del medio día, no pudiendo hacer mucho kilómetros, o hacerlos muy rápido o  no pudiendo distribuir el recorrido a lo largo del día, o poder cambiar los destinos.

O sea ese bucle de ir en pos de una cama,  ya que  cada día estábamos caminando unas 75 a 100 personas, y si uno echa cuenta la capacidad de alojamientos de zonas como Grao, Pola de Allande, o Berducedo, pues es fácil hacerse una idea de la liada que teníamos, y por cierto viendo esto, me imagino lo que puede acontecer en el verano y máxime si tenemos en cuenta que este Camino hemos pasado de 1.550 pernoctaciones en el 2000,a 29.271 en el 2015.

Aunque lo cierto es que tuve poca agilidad para haber dado un salto aunque fuera en taxi hasta Villapañada  o Cabruñana y salir del bucle y adelantar algunos kilómetros, aunque al faltar el albergue de La Mesa, la cuestión se vuelve a complicar.

LAS DISTINTAS VELOCIDADES
Esta situación  puso de manifiesto la delicada situación den la que se encuentran  los alojamientos alberguistas jacobeos en el Camino Primitivo, y de forma paralela dejó a la vista algo que el libro Blanco del Camino en Asturias, no ha puesto de manifiesto, como son las distintas velocidades a la hora de entender, valorar e incardinarse con el Camino Primitivo, o en los distintos Caminos jacobitas asturianos, salvo el del Salvador que entre Pajares y  Pola de Lena están creando nuevas dinámicas que suplen tanta desidia y abandono.


Y me explico.

Los astures entendemos el fenómeno de los Caminos Jacobeos, desde la vertiente de explotación comercial y turística, de una forma «peculiar» y para ejemplos basta exponer que por ejemplo en Villaviciosa, cruce de Caminos, pues esta localidad carece de Albergue, más allá de la Escuela de Sebrayu,a 5 km de Villlaviciosa, equipamiento sin servicios complementarios, por no hablar del albergue de Valdediós, el resto de alojamientos se concentra en Maliayo y alrededores y son apenas conocidos, con una incipiente oferta privada de alojamiento un tanto reconvertida, que suple el tirón que está teniendo tanto el Camino del Norte como el Primitivo.  

En la página de los Amigos del Camino de Santiago desde Asturias, tenéis la reseña de los existentes, aunque mucho ni se conocen ni parecen en las guías, y les faltaría un empujón para estar en línea con la demanda que esta ya en marcha y la que viene.

Gijón apenas si ofrece soluciones alberguistas, unas plazas en bungalows en un camping en Deva, a 4 km de la ciudad.

Por otro lado, cuando uno analiza el Camino Primitivo, y el trazado que este hace a través de variados concejos astures, uno pronto adivina las velocidades, las premisas y las premuras de unos y otros concejos y sectores empresariales, a veces un tanto ajenos con relación al fenómeno jacobeo, que empieza su ascenso, y que supongo que se mantendrá durante unos 5 o 6 años, y luego soy de la opinión que se estancará.

Y así, realizando un analisis somero y superficial, tenemos Concejos como Grado, con un albergue de pocas plazas, curiosamente atendido por una señora extranjera que no entiende bien el castellano (supongo que es una cuestión accidental) , pero el Concejo tiene su  base en la  actividad comercial, como son sus grandes feriales semanales.

Lo mismo sucede con Salas, donde hay instalada importante industria fabril lechera, y los mismo se reproduce con concejos como Grandas de Salime, que su PIB reside en otros puntos diferentes a lo que pudiera ser Concejos como Pola de Allande o Tineo, que nos tienen esas apoyaturas, como un nuen museo, o o un gran embalse, y por tanto estos concejos más ruralizados y con gran extensión geográfica  tienen que tirar de otros sectores, y son los que para mí están entendiendo muy bien el trasiego de gentes por sus tierras, y que además se están actualizando y apostando fuertemente.

Digamos que el resto de Concejos tiene esto, del jacobismo, como algo pasajero y por tanto no se especializa y tanto más le da alojar a los peregrinos en un albergue minúsculo, en una pensión o en un piso patera, o pedirle 40 E por unas habitaciones de lujo pensadas para otro publico.

¿ASTURIAS COMO CORTOCIRCUITO JACOBEO?

Asturias fue según los cronicones de la época , capital de los Caminos y las peregrinaciones  para venerar la gran colección fr reliquias, pero a decir verdad e de indicar que las crónicas de los viajeros no nos dejan en buen lugar en cuanto las alberguerías de cada momento, y de cada localidad, aunque también es cierto que ha habido viajeros, y localidades muy diversas en esto de entender el Camino, desarrollarlo y explotarlo.

Lo que he apreciado durante el trayecto que ahora he realizado,  es que Galicia apuesta por marcar sus territorios jacobeos desde un concepto: periférico-centralista, definiendo las directrices de obtención de la carta magna de la peregrinatio, (La Compostelana) pues es consciente que para Galicia el Camino Jacobeo, es una industria importantes centralista y periférica, sin embargo para otros territorios como los astures, bien parece, que el Camino no  es una prioridad, cuando no deja, a juzgar por algunos comportamientos en un estorbo.

El caso asturiano es significativo,pues no opera bajo ese concepto de periferia centralidad; al menos  Oviedo no parece ejercer esa centralidad integral, peregrina-turística, pues hay muchos peregrinos que obvian la variante ovetense, y se dirigen directamente a Gijón, obviando todo un conjunto conceptual de OViedo como punto de arranque y visita inefable..

Tal vez el famoso libro blanco del Jacobeo asturiano, debiera haber estudiado este tema, y proponer alternativas para potenciar el eje tradicional Villaviciosa-Oviedo, y dejar como muy secundario  el eje  de la Costa, que desde Maliayo se va directamente a Gijón.

Tal vez habría que haber estudiado algunas alternativas, como disponer  de enlaces baratos para peregrinos que abandonaran la costa y luego pudieran cogen la RENFE desde Oviedo a Gijón, y seguir con su Senda Costera, Sería una solución para que Oviedo no perdiera  importancia como  capitalidad jacobea, y pudieran darse mejores opciones para los peregrinos.

Pero hay que ser conscientes de que tenemos un modelo turístico muy concentrado en unos ciertos ejes longitudinaess y ruralizados, y como no, firmemente anclado en una larga apuesta por la calidad y a los imputs paisajísticos y ambientales sustentado  en un interesante ALOJAMIENTO RURAL.

Lo fuerte de esta oferta tan atractiva es que en general está a más 15 o 70 km de los ejes del Camino, como pudieran ser las reservas etnográficas y ambientales como Oscos, Somiedo, Reres, Picos de Europa, etc., y por tanto esa gran oferta asturiana de alojamiento está lejos de poder utilizarse , y  por otro lado la que que existe y es coincidente, pues tiene el handicat de que hay coincidencia  en fechas con la  gran demanda  vacacional española, con lo cual tenemos competencia entre ambo sectores, muy dispares en exigencias y capacidad de gastos y expectativas.

Por tanto, queda por ver si el Camino, tanto Primitivo como el de la Costa, son una prioridad para un acción fuerte por parte de lo institucional y lo empresarial, más allá de las promociones turísticas, puesto que las altas inversiones turísticas en alojamientos y restauración son ideales para una explotación de Turismo Rural como el que se viene  desarrollando  el sector empresarial asturiano, 

¿Pero la demanda que coincide en fechas y estancias,tiene expectativas diferentes ya que una pide calidad habitacional y que está habituada a precios altos, frente a los 6 a 10 Euros por cama en Albergue, y no más allá de 20 Euros en otro tipo de alojamiento.?

Esto es lo que hace a juicio de algunos  empresarios gallegos, que han querido invertir en Asturias con relación al Camino,  no sea rentable invertir en Asturias , dado el coste de la  inversión, salvo que se esté establecido en la zona, o se tengan ya propiedades. etc. Amén de los exigencias y vacíos legislativos en cuanto a instalaciones dedicadas a los «peregrinos».

Aunque caben cosas interesantes, como la apuesta que está haciendo el Hotel-Albergue Palacio de Merás en Tineo. Pero no veo yo al resto de los hosteleros aporytar por soluciones imaginativas, al respecto, al menos la dos aproximaciones realizadas en el Maliayo, se mostraban reacios a esas transformaciones, aunque la demanda obliga.

Pero esa disposición, de hacer del Camino un centro de actuación turístico-empresarial, y las deficiencias en esa concepción se dejan notar en cosas muy básicas, por ejemplo:

En Maliayo,(Villlaviciosa)  centro neurálgico de Caminos,no se pueda comprar ni un solo recuerdo santiaguero, y ya no digo que dichos recuerdos hagan mención a Villaviciosa y el Camino de Norte o de la Costa, etc. Eso, hoy por hoy es una entelequia, si esto sucede en un espacio tan singular como VIllaviciosa, que no sucederá en otras latitudes.

Añadiendo a este tema otra complicación como que algunos sectores empresariales e institucionales, relacionados con , los Caminos Jacobeos, ven a los astures como un factor a modo de cortocircuito, frente al impulso de otras regiones, como Galicia, que se ha blindado en que para conseguir la Compostelana pues se pueda hacer desde el interior de sus fronteras, dejando al pairo a otras regiones menos dinámicas.


Con parte de esas reflexiones marché y algunas otras las fui perdiendo por el camino, y planteando nuevas prospectivas.

Para la próxima entrega: EL CAMINO PRIMITIVO: Oviedo-Grao

Víctor Guerra

No hay comentarios:

Publicar un comentario